Hablemos de la ACTITUD

La actitud negativa bloquea el pensamiento creativo. Pensemos en cuando nos enfadamos con alguien en mitad de una discusión. Cinco minutos después, ya mas calmados se nos empiezan a ocurrir argumentos que debiéramos haber usado en el debate y no se nos “ocurrieron”, ofuscados por la situación.

Imagen

Abre los ojos, mira, observa. Presta atención a las cosas, tanto cuando van bien como cuando van mal. Analiza los ¿porque?.

Cuando se te ocurra una idea, concepto o argumento nuevo, APUNTALO, o igual que vino se irá. Decía mi Abuelo, si no tienes una buena memoria, hazte una de papel. Confía en ti mismo, debes creértelo.

Imagen

Lee libros de creatividad como “Pensamiento Lateral”  (Edward de Bono) o “Marketing Lateral” (Fernando Trías de Bes & Philip Kotler). Arriésgate. Comete errores. Sin riesgo no hay recompensa.

Arriésgate a cerrar. Falla en 3 de cada 4 cierres y acabarás con un impresionante ratio de cierres positivos del 25%.

No renuncies a innovar y crear sea cual sea tu posición, tamaño u conocimientos de ventas.

Y para terminar: ¿Que vendedor no ha oído alguna vez esta frase de un cliente potencial?; “Estamos satisfechos con nuestro proveedor habitual”.  Te suena?…  ¿Sí? ¿Por qué la sigues escuchando? Con un poco de creatividad puedes erradicar ese comentario de tu vida. Ahí va un ejemplo práctico.

Cuando abordes a un cliente comienza por decirle:

“Sr. Sánchez, llamo cada día a algunos clientes POTENCIALES y la mayor parte de ellos están satisfechos con su proveedor actual. Sin embargo, si me concede una oportunidad para demostrarles el VALOR (en forma de productividad, beneficios y lo mas importante  en su ahorro) que les podemos aportar, la mayoría acaba utilizando los beneficios de nuestra compañía.

¿ No cree que merece la pena invertir unos minutos en escuchar lo que podemos hacer por usted ?”

No lo olvides, anticipa la objeción y hazlo con argumentos creíbles y convincentes, trabájalos. Así eliminarás la objeción antes de que los clientes puedan siquiera expresarla.

Imagen

Animo, a triunfar.

Un movimiento de liderazgo en menos de 3 minutos. (por favor lee, de lo contrario no lo comprenderás)

Imaginemos el siguiente escenario:

Esta una colina, mucha gente sentada, música y hace un buen día.

De pronto ubicamos un tipo bailando solo, sin camisa, esta frente a la multitud y comienza a bailar desordenadamente, son movimientos exagerados y fuera de son, es la unica persona bailando, la gente lo observa y se rie de el.

Sabes que es el? Un chiflado? Un ridículo? bueno si… un poco de todo.
Pero en realidad esta mostrando una conducta de liderazgo, debemos de saber que un líder requiere capacidad para sobre salir y ser ridiculizado.

Ok, sigamos con nuestro líder bailarín, en cuestión de segundos le sigue otra persona al centro del baile y en realidad esta persona es crucial en nuestro movimiento.

Aqui el líder inicial ahora adopta los pasos de baile de su primer seguidor, esto hace que ya no se trate de “el líder” , mas bien se trata ya, de ellos en plural.
Subestimamos al primer seguidor, pero enserio, hace falta valor para actuar así. Después de todo el primer seguidor transformo a nuestro bailarín inicial en un líder.

Inmediatamente después llega un segundo seguidor, ya no tenemos un chiflado solo, ni dos, ya son tres y como ustedes sabrán, tres es multitud y multitud es noticia.
La importancia de actuar en publico, busquemos, no solo mostrar al líder , sino a los seguidores, porque al final el resto emula a los seguidores, no al líder.

Y vienen 2 personas mas a bailar, después 3 mas, ahora ya tenemos un impulso, este es el punto de la inflexión, es un hecho, “tenemos un movimiento”

Y siguen llegando, siguen y siguen

Claro entre mas gente se una al baile es menos arriesgado, los que estaban viendo, ahora no tienen motivo para no unirse, después de todo, ya no serán ridiculizados, serán parte de la multitud de moda.

La gente los ve y corre de prisa a unirse, en minutos vez gente a todo galope tratando de llegar con la multitud danzante (hay mas gente que en un video ochentero de Michael Jackson)

En estos momentos podría ser ridículo no unirse.

Y así amigos se hace un movimiento

Algunas lecciones serian:

Si eres como el primer bailarín sin camisa, recuerda que cuando llegue tu primer seguidor, debes actuar como par. Deja en claro que se trata de un movimiento no de ti.

Y la verdadera lección, lo mas importante es:
Que el líder esta sobre glorificado, claro, el que no traía camisa fue el primero en bailar, obtendrá todo el crédito en el video de youtube, pero fue realmente el primer seguidor el que lo transformo en un líder.

Se nos dice que todos deberíamos ser líderes; eso seria ineficaz.

Si no se te da lo de iniciar un movimiento, ten el valor de seguirlo y de enseñar a otros como seguir.

Que mejor que dando like o compartir este post en tus redes sociales (chicle y pega)

Gracias

Líder: Persona que ejerce su autoridad sobre los miembros de un grupo basándose en la confianza que le otorgan.

 

11 ejercicios muy prácticos para reforzar el pensamiento lateral y que nos permita destapar la creatividad encerrada.

Imagen

1. Estudia otro sector.

Recopila información de un sector en el que nunca te hayas involucrado e intenta aprender cómo se hacen las cosas, a qué problemas suelen enfrentarse habitualmente esos profesionales, seguramente descubras que en muchas ocasiones los problemas son similares a los que experimentas tú mismo, pero abordados desde otras perspectivas. Conocer un sector diferente al tuyo también te permite descubrir posibles alianzas.

2. Conoce otra religión.

La religión es la forma en que los seres humanos organizamos y entendemos nuestras relaciones, no solo a nivel sobrenatural, también con los demás. Aprender acerca de cómo se estructuran esas relaciones te puede enseñar cómo las personas se relacionan entre sí y con el mundo que les rodea. Descubrir la razón en otra religión también te puede ayudar a abrir tu mente sobre las diferentes maneras de comprender los misterios de una creencia y cómo ello se refleja en la vida cotidiana.

3. Aprende una lección.

Aprender una nueva lección no solo te enseña nuevos datos, también una nueva forma de ver y dar sentido a los aspectos de tu vida cotidiana, de la sociedad o del mundo en el que vivimos. El aprendizaje te ayuda a considerar y ampliar las posibles soluciones a un problema.

4. Lee una novela de género desconocido.

Atrévete a leer algún género que nunca te hayas planteado. Presta atención no solo a la historia sino a los problemas particulares que el autor tiene que tratar. Trata de conectar esos problemas a los problemas que enfrentas en tu propio campo.

5. Escribe un poema.

La razón no siempre se encuentra en la resolución de un problema. La poesía es capaz de unir nuestros hemisferios racional y emocional del cerebro. Aunque parezca absurdo, intenta escribir un poema sobre el problema que estés experimentando. El poema no tiene porqué proponer una solución, el objetivo es cambiar la forma de pensar para hallar su solución en el otro hemisferio. Por último, que nadie lea nunca tu poema.

6. Haz un dibujo.

Al igual que un poema, trata de involucrar ambos hemisferios en el desarrollo de tu obra para visualizar el problema desde otra perspectiva e inspirar otras formas de pensamiento que no utilicemos normalmente.

7. Dale una vuelta.

Literal o metafóricamente, para descubrir nuevos patrones. Los hábitos de nuestro cerebro terminan por condicionar la realidad que vemos ocultando otras posibilidades de afrontar un problema.

8. Trabaja hacia atrás.

Habituado a seguir un método y una rutina, prueba a realizar esas mismas acciones de forma inversa para analizar todos los pasos llevados a cabo.

9. Pide consejo a un niño.

Los niños suelen pensar y hablar con un desconocimiento que a menudo es útil. Pide a un niño cómo puede hacer frente a un problema. La idea no es hacer necesariamente lo que el niño diga sino refrescar tu propio pensamiento a través de un camino menos convencional.

10. Improvisa.

Actúa de forma aleatoria permitiendo que los errores formen parte del proceso. La sinergia de todos los elementos que intervienen te ayudan a ir más allá y descubrir nuevos patrones.

11. Date una ducha.

¿Cuántas veces te ha venido una buena idea mientras te duchabas? ¿Quién sabe por qué? Tal vez sea porque tu mente está en otra cosa, porque estás desnudo, por el agua caliente que relaja, es un misterio. Cuando no halles la respuesta, date una ducha y espera a que ocurra algo extraordinario.
¿Conoces otros caminos para pensar de manera diferente?