LA CABRA Y UN RABINO

En Budapest, un hombre acude al rabino y se lamenta: La vida es insoportable. Somos nueve viviendo en una sola habitación, ¿que puedo hacer?.
Llevate a tu cabra a la habitación contigo, le contesta el rabino. El hombre no puede creer lo que oye, pero el maestro hebreo insiste: Haz lo que te digo y vuelve a verme dentro de una semana.
Siete días después, el hombre regresa, y su aspecto es digno de lastima.

Imagen

No podemos soportarlo, la cabra ha llenado todo de suciedad, exclama.
Vete a tu casa y saca a la cabra, le dice ahora el rabino. Y vuelve dentro de una semana.
Transcurrido el plazo, el hombre radiante de alegría, visita al rabino.
La vida es maravillosa, rabino, … le dice eufórico. Ahora disfrutamos cada minuto. Ya no tenemos la cabra. Solo estamos los nueve.

Anuncios

Pato o águila tú decides…

 

Imagen
Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante.
El chófer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salió del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi.

Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chófer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.
Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy:  “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable”

Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡¡limpio sin una mancha!!
Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”.

Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo un hielera con refresco de Cola regular, y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomare la Cola dietética” Pasándole su bebida, Willy le dijo…  “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones…”Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”

Imagen
Dime Willy, -le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”Willy sonrió.“No, no siempre. De hecho solamente… solo los dos últimos dos años. Mis primeros 5 años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas.

Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado: “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás,
Muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila.

Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”. Esto me llego aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy.  “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios.
Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo.  “Si, seguro que sí”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis.

Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”. Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.
Willy, tomo una diferente alternativa: El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas, No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, Un servidor público, “político”, ejecutivo, empleado o profesionista,

¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Imagen

Recuerda: ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA
Atentamente, Un ex pato feliz de ser águila… ten un magnifico día

El feliz secreto para trabajar mejor

Creemos que tenemos que trabajar para ser felices, pero ¿no podría ser a la inversa? En esta ágil y entretenida charla en TEDxBloomington, el psicólogo Shawn Achor afirma que en realidad la felicidad nos hace más productivos.

Lo que mas me llamo la atención es este sencillo ejercicio:

Pequeños cambios

Creación de cambio positivo y duradero

Hacer 3 Agradecimientos [cada día durante 21 días nuestro cerebro crea un patrón, se acostumbrara a encontrar el lado positivo de las cosas, antes que el negativo]

Anota en un diario de una experiencia positiva del día anterior. Le dará importancia al comportamiento.

Medita
Estructura ideas , no hagamos todo a la vez.

Un acto de bondad hazle el día a alguien o agradece a una persona cada día mediante una red social o correo.

11 ejercicios muy prácticos para reforzar el pensamiento lateral y que nos permita destapar la creatividad encerrada.

Imagen

1. Estudia otro sector.

Recopila información de un sector en el que nunca te hayas involucrado e intenta aprender cómo se hacen las cosas, a qué problemas suelen enfrentarse habitualmente esos profesionales, seguramente descubras que en muchas ocasiones los problemas son similares a los que experimentas tú mismo, pero abordados desde otras perspectivas. Conocer un sector diferente al tuyo también te permite descubrir posibles alianzas.

2. Conoce otra religión.

La religión es la forma en que los seres humanos organizamos y entendemos nuestras relaciones, no solo a nivel sobrenatural, también con los demás. Aprender acerca de cómo se estructuran esas relaciones te puede enseñar cómo las personas se relacionan entre sí y con el mundo que les rodea. Descubrir la razón en otra religión también te puede ayudar a abrir tu mente sobre las diferentes maneras de comprender los misterios de una creencia y cómo ello se refleja en la vida cotidiana.

3. Aprende una lección.

Aprender una nueva lección no solo te enseña nuevos datos, también una nueva forma de ver y dar sentido a los aspectos de tu vida cotidiana, de la sociedad o del mundo en el que vivimos. El aprendizaje te ayuda a considerar y ampliar las posibles soluciones a un problema.

4. Lee una novela de género desconocido.

Atrévete a leer algún género que nunca te hayas planteado. Presta atención no solo a la historia sino a los problemas particulares que el autor tiene que tratar. Trata de conectar esos problemas a los problemas que enfrentas en tu propio campo.

5. Escribe un poema.

La razón no siempre se encuentra en la resolución de un problema. La poesía es capaz de unir nuestros hemisferios racional y emocional del cerebro. Aunque parezca absurdo, intenta escribir un poema sobre el problema que estés experimentando. El poema no tiene porqué proponer una solución, el objetivo es cambiar la forma de pensar para hallar su solución en el otro hemisferio. Por último, que nadie lea nunca tu poema.

6. Haz un dibujo.

Al igual que un poema, trata de involucrar ambos hemisferios en el desarrollo de tu obra para visualizar el problema desde otra perspectiva e inspirar otras formas de pensamiento que no utilicemos normalmente.

7. Dale una vuelta.

Literal o metafóricamente, para descubrir nuevos patrones. Los hábitos de nuestro cerebro terminan por condicionar la realidad que vemos ocultando otras posibilidades de afrontar un problema.

8. Trabaja hacia atrás.

Habituado a seguir un método y una rutina, prueba a realizar esas mismas acciones de forma inversa para analizar todos los pasos llevados a cabo.

9. Pide consejo a un niño.

Los niños suelen pensar y hablar con un desconocimiento que a menudo es útil. Pide a un niño cómo puede hacer frente a un problema. La idea no es hacer necesariamente lo que el niño diga sino refrescar tu propio pensamiento a través de un camino menos convencional.

10. Improvisa.

Actúa de forma aleatoria permitiendo que los errores formen parte del proceso. La sinergia de todos los elementos que intervienen te ayudan a ir más allá y descubrir nuevos patrones.

11. Date una ducha.

¿Cuántas veces te ha venido una buena idea mientras te duchabas? ¿Quién sabe por qué? Tal vez sea porque tu mente está en otra cosa, porque estás desnudo, por el agua caliente que relaja, es un misterio. Cuando no halles la respuesta, date una ducha y espera a que ocurra algo extraordinario.
¿Conoces otros caminos para pensar de manera diferente?